Valle de Bravo para apaciguarte

Valle de Bravo en el bello Estado de México nos da un Pueblo Mágico para apaciguarte.

Pacx Villamil / https://macroturismoperiodico.com/category/conoce-mexico/

Pareciera que la misión de este lugar, Pueblo Mágico, fuera ponerte en contacto con los elementos naturales más primitivos.

Su lago, como centro de vida, atrae por su inmensidad y belleza.

El aire despierta el espíritu aventurero.

De aquí son los mejores veleristas del país y se disfruta enormemente volar en parapente o ala delta para conocerlo todo desde arriba.

La tierra es pródiga en belleza, con paisajes montañosos verdes por doquier que quitan el aliento.

Por último, el fuego que adormece los espíritus en chimeneas, fogatas y temazcales invita a renacer una y otra vez.

Su clima amigable permite la práctica de actividades deportivas y recreativas como esquí acuático, velero, kayak, vela, motocross, tirolesa, senderismo, campismo, ala delta, parapente, golf. 

Vive una experiencia única en los Pueblos Mágicos de México, visita Valle de Bravo.

Su nombre original era Pameje, de origen mazahua, el cual cambió durante los primeros años de la Colonia, cuando recibió el título de San Francisco del Valle de Temascaltepec,

para que años después, durante la segunda mitad del siglo XIX, adoptara el sencillo nombre con que ahora lo conocemos, en honor al general Nicolás Bravo.

Valle de Bravo obtuvo fama internacional debido a que en los poblados aledaños fueron escenarios del evento automovilístico Circuito Avándaro, en 1960,

y el concierto masivo Festival de Rock y Ruedas Avándaro, en 1971.

Fue designado Pueblo Mágico desde el año 2005.

GASTRONOMÍA

Distinguen platillos como la rica «trucha arcoiris», preparada al horno, en el comal o al vapor;

las alcachofas; mole con gallina o guajolote; sabrosa barbacoa; consomé de borrego.

Variedad de tamales con sabores como los de frijol, charal, capulín y ceniza.


Para beber, nada mejor que un sabroso atole de frutas, el pulque, la sambumbia, el zende y los licores de frutas, como los de guayaba, zarzamora y membrillo.


Para los amantes de los dulces y postres, Valle de Bravo tiene delicias como los ates y las nieves de frutas, unos ricos churros con los más variados rellenos.

Cómo llegar al Estado de México

Desde Ciudad de México: Por carretera México – Toluca, llegando a San Mateo Atenco, tomar desviación a Zitácuaro-Valle de Bravo.

Distancia de Santa Fe a Valle de Bravo, 128 km.

Tiempo aproximado de llegada, 1h 50 min.


Desde Toluca: Distancia de Toluca a Valle de Bravo, 76 km. Tiempo aproximado de llegada, 1h 20 min.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
WhatsApp chat