La Guajolota, una deliciosa Torta de Tamal.

Cuenta la tradición que alrededor de 1945, » El Tlacuache » un diablero de

la Merced, salió tarde con rumbo al callejón de La Amargura,

en plena plaza Garibaldi de la Ciudad de México.


A esas horas sabía que las pulquerias ya no tenían botana,por lo que llevaba una bolsa con bolillos para compartir con la palomilla y

» darse el bajón » es decir comer algo después de beber mucho.


Ya en la esquina del callejón se encuentra con el puesto de su comadre » la Guajolota » a quien compraba tamales.


El Tlacuache le compra un Tamal y al recibirlo , se le ocurre abrirle con sus manos un hueco al bolillo para meter el Tamal dentro del Pan y empieza a comerselo;

en eso llega un miembro de su palomilla y le pregunta que come?

Él responde mirando a su comadre «una Guajolota».

Al amigo se le antojó por lo que le regaló un bolillo para que se hiciera la suya.

Siguieron llegando más amigos y a todos les dio su bolillo para que se hicieran su «Guajolota».


El resto es historia…
En los días siguientes las tamaleras del rumbo de la Plaza Garibaldi, ofrecían un nuevo producto:

un tamal dentro de un bolillo, había nacido La Famosa Guajolota , una deliciosa Torta de Tamal.


Aunque no son pocos los que creen que el nombre de la torta es porque nos pone gordos, gordos, gordos …

«Sabores de mi Cocina» con Elba Ortega / https://macroturismoperiodico.com/category/gastronomia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
WhatsApp chat