Chixi, la primera aldea que salió de la miseria

  • El desarrollo turístico e industrial ha sido la clave para esta aldea de la provincia de Fujian

Por MA LI

EN 2001 Zhong Limei, de 20 años de edad, visitó por primera vez con su novio la aldea de Chixi, en la provincia de Fujian (sudeste de China). “Me quedé estupefacta al ver que no había ningún camino entre la montaña, así que tuvimos que bajarnos del autobús, escalarla a pie y seguir un camino sinuoso hasta la aldea”, recuerda.

En 2003, desafiando la oposición familiar, Zhong se casó con su novio y se mudó a la aldea de Chixi. Después de más de 10 años se ha convertido en la directora de la federación local de mujeres y pionera en el desarrollo turístico local. “El mayor cambio ha sido trasladarnos de una casa de madera por la que se colaba el viento a un edificio de concreto de estilo occidental con habitaciones adicionales para acomodar a los turistas”, manifiesta.

Reducción de la pobreza

Hace tres décadas, Chixi era una aldea empobrecida y remota, con más de 280 familias que residían en 14 zonas aisladas sin servicios de electricidad, agua, señal de televisión, carreteras ni comunicaciones. La mayor parte de la población es de la etnia she.

El 24 de junio de 1984 se publicó en el Diario del Pueblo un artículo sobre la situación de la pobreza de dicha etnia en la aldea de Chixi, el cual atrajo la atención del Comité Central del Partido Comunista de China (CCPCCh) y del Consejo de Estado. Tres meses después, el CCPCCh lanzó una campaña nacional contra la pobreza. Chixi fue alistada como aldea clave en la reducción de la pobreza, por lo que es conocida como “la primera aldea china que redujo la pobreza”.

“En aquel entonces vivíamos en casas de paja, usábamos quinqués y comíamos patatas dulces y verduras silvestres. En resumen, vivíamos en la pobreza extrema”, explica Du Jiazhu, secretario de la Célula del Partido de la aldea de Chixi. Destacó que necesitaron 30 años para salir de la pobreza.

“La primera década, entre 1984 y 1993, fue una fase de ‘transfusión de sangre’ in situ. Después de que nuestra situación se publicara en el periódico, recibimos ayuda por diversas vías y de distintos niveles de gobiernos y personas de todo el país.

Enviaron plántulas, conejos y corderos que nos ayudaron a desarrollar la economía”. Sin embargo, las acciones fallaron debido a la falta de conocimientos de técnicas de siembra y cría, y no obtuvieron ganancias. La “transfusión de sangre” había sido en vano.

La pobreza impulsó sus anhelos de cambio. En 1994, con la apertura del camino de la aldea, 22 familias pobres se trasladaron de las montañas al área central, a 7,5 km de distancia. “Residentes de otras diez aldeas aisladas también se mudaron al área central”, indica Du. Con el apoyo del Gobierno, se realizaron una serie de proyectos turísticos y programas agrícolas ecológicos, lo que permitió el emprendimiento de negocios propios en la aldea. “Hoy en día, aprovechando los proyectos ecológicos y turísticos, los pobladores locales cultivan té y árboles, y reciben anualmente a más de 150.000 turistas”, manifiesta.

En la tercera década, entre 2007 y 2017, la aldea de Chixi logró liberarse de la pobreza con el desarrollo turístico e industrial. “En 2016 se estableció una compañía de inversión turística colectiva, que se encargó de planificar e implementar seis proyectos como un centro turístico, un valle turístico en Xiashanxi, entre otros”. El rápido desarrollo del turismo rural de Chixi aumentó los ingresos de la población local. Muchas familias, como la de Zhong, comenzaron a dedicarse al servicio turístico.

“Durante 10 años de desarrollo hemos explotado diversos servicios turísticos como el rafting en ríos, la recolección de frutas y verduras, la escalada de montañas y otras actividades recreativas al aire libre”, señala Du. La aldea de Chixi ha cambiado considerablemente en la última década. En 2016 recibió a más de 200.000 turistas. Anualmente la industria turística ha traído 60.000 yuanes como promedio de ingresos para cada familia.

“Con la intención de expresar su agradecimiento al Comité Central del Partido y a los gobiernos de diferentes niveles, los pobladores erigieron una lápida que los acredita como la primera aldea de China que salió de la pobreza”, indica Du.

El 19 de febrero de 2016, desde los estudios del Diario del Pueblo, el secretario general del Comité Central del PCCh, Xi Jinping, conversó en línea con los pobladores locales y funcionarios de la aldea de Chixi, la cual pertenece a la jurisdicción de la ciudad de Ningde. Cuando Xi era secretario del Partido de Ningde, prestó mucha atención a dicha aldea.

Tras décadas de prueba, Chixi finalmente ha encontrado su camino de desarrollo equilibrando el turismo, la agricultura, la cultura y la protección medioambiental. El ingreso neto per cápita aumentó de 166 yuanes en 1984 a 16.640 yuanes en 2017. El gobierno local tenía una deuda de más de 100.000 yuanes en 1984, pero en 2017 alcanzó ingresos por 800.000 yuanes.

Crecimiento y oportunidades de expansión

Como aldea piloto en la reducción de la pobreza a través del turismo, Chixi nunca ha ralentizado su ritmo. En los últimos años, gracias a la construcción de carreteras y otras instalaciones, ha atraído a más turistas del mundo. Zhou Xueqin, aldeana local, ha emprendido también un negocio de turismo rural en su casa y ha sido testigo de los grandes cambios en Chixi.

“Antes solo contábamos con algunas habitaciones para recibir a los turistas. Cuando estos ocasionalmente venían, las limpiábamos; pero cuando no, teníamos que vivir cultivando la tierra”, explica Zhou refiriéndose al desarrollo inicial del turismo rural hace más de una década. Después de recibir el apoyo del Gobierno, el desarrollo turístico de Chixi encontró su camino.

“Actualmente muchos emprendedores han abierto negocios turísticos”. Pero lo que más ha impresionado a Zhou es que muchos jóvenes que trabajaban fuera del pueblo natal han regresado y obtienen ganancias desde la puerta de sus propias casas.

Du Ying, quien se graduó de la Universidad de Guangxi, fue uno de los que regresó a su pueblo natal. “Hace cinco años tuve la oportunidad de quedarme en la ciudad, pero al ver el gran potencial de mi pueblo natal, decidí regresar”, manifiesta. Du emprendió su negocio de procesamiento de té con un millón de yuanes recaudados. Se ocupaba de su procesamiento durante el día y atendía los pedidos por Internet durante la noche. Hoy su negocio es una de las piedras angulares de la economía local.

“Mi pueblo natal cuenta con ricos recursos de té, pero no había una fábrica para su procesamiento. Entonces, decidí crear una. En los últimos años, muchos jóvenes han impulsado negocios después de graduarse o de haber tenido ciertos logros fuera”, indica Du.

La aldea de Chixi está desarrollando la industria turística recreativa y visitas ecológicas. Se ha logrado un equilibrio en el aumento de los ingresos de los residentes locales y en la belleza de la aldea rural.

Mientras trabajaba en Ningde, el presidente Xi enfatizó en muchas ocasiones que aunque uno sea pobre necesita tener grandes aspiraciones. “El sentido esencial para liberarse de la pobreza no es lo material, sino cambiar la mentalidad de pobreza”. “El pájaro débil aún puede ser el primero en volar y los más pobres también pueden hacerse ricos. Lo más importante es tener fe”, manifestó Xi.

Durante muchos años, el gobierno local de Ningde ha insistido en ayudar a los funcionarios y a las personas a cambiar la actitud de esperar ayuda por la de desarrollarse por su cuenta. Chixi es un ejemplo de cómo una aldea empobrecida puede alcanzar el éxito al aprovechar sus propios recursos naturales.

Macroturismo

Translate »
WhatsApp chat