Zacatecas, espíritu del barroco mexicano

Una ciudad colonial merecedora de títulos honoríficos, originados del modesto “Minas de los Zacatecas”.

Medio siglo más tarde, memorablemente saltara al de insigne “Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas”.

Recibido gracias a la riqueza y a su labor de expansión de los dominios españoles en la región norteña novohispana.

El templo de Santo Domingo.

Esta acumulación de nombramientos continúa en el siglo XVII, cuando se le conoce como “La Civilizadora del Norte”.

Es hasta el siglo XX, en 1993, la UNESCO le otorga el nombramiento de “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, y en el 2010, el de “Heroica Ciudad”, recibido de su admirado pueblo.

Como reconocimiento a su portentoso legado y en recuerdo de su inquebrantable fortaleza y trayectoria histórica.

Tras su fundación el 8 de septiembre de 1546, la ciudad de Zacatecas se transformó en una de las más importantes de la Nueva España.

Todo ello se debió a su pujanza minera y gracias a ella fueron construidos los edificios más representativos de su Centro Histórico.

Otros elementos magníficos –además de los que incluimos fotografía- del Centro Histórico de Zacatecas son la Plaza de Armas.

Construida en el siglo XVIII; el Palacio de Gobierno, construido en 1727.

El Emporio Zacatecas y el Palacio de la Mala Noche, el Acueducto del cubo y el Teatro Calderón, entre varios más.

La catedral es uno de los edificios coloniales de mayor importancia del barroco mexicano. Edificada entre 1707 y 1752 y posteriormente sus campanarios, entre 1785 y 1904.

Zacatecas y la Quemada

Durante siglos, los historiadores pensaron que fue de Chicomostoc, el “lugar de las siete cuevas”, de donde salieron los pueblos nahuas en su peregrinación hacia el sur de México.

Y los letreros en la carretera todavía así lo indican. Pero, en realidad, no se sabe bien quién erigió esta ciudad que trepa los cerros del valle semiárido de Malpaso, muy al norte del ámbito civilizado de la antigua Mesoamérica.

Sin embargo, en el 1% que se ha explorado, tiene estructuras semejantes a las ciudades del sur como una pirámide (aunque con pendientes muy empinadas) y un gran juego de pelota (de 70 por 15 metros).

Arriba, sobre el cerro, hay medio centenar de terrazas que fueron de uso habitacional, conjuntos ceremoniales y una larga muralla.

Abajo está el majestuoso Salón de las Columnas, el recinto más voluminoso que se conozca del México antiguo. Se estima que la urbe estuvo ocupada entre los años 500 y 900 d.C.

Para rematar el misterio, se encontraron señales de incendios que hablan de un posible fin violento y eventual abandono del lugar.

zona arqueologica la quemada

Macroturismo

Translate »
WhatsApp chat